Para nadie es un secreto que los mexicanos no creemos en nuestros “representantes populares” y que algunos de los cargos públicos más desprestigiados son los de las diputaciones y senadurías, mediante las cuales, en lugar de velar por los intereses de la ciudadanía que los favoreció con su voto, los partidos políticos sólo consiguen ganancias personales para sus miembros, pagos de favores, “tranzas” y beneficios mal habidos. Sin embargo, casi ...

Read More →