¿Piensas que es tarde para aprender algo nuevo?

Hoy 21 de agosto de 2016 es un día lluvioso en Monterrey, Nuevo León.

Esta temporada de huracanes pareciera que va a seguir dejando más claro la inutilidad del proyecto de Monterrey VI, megaproyecto diseñado por los más grandes arquitectos hidráulicos de la corrupción política empresarial de nuestro país.

Pero hoy no deseo hablar de los males estructurales y sociopolíticos que dañan cada día a todos los mexicanos, en mayor o menor grado.

Hoy es domingo, día que para muchos es familiar y de sosiego, y quiero compartir el testimonio de  Wang Deshun (王德顺), un chino que, a pesar de haber llegado a vivir sin techo, nunca se ha rendido ante las dificultades, pues hoy amanecí inspirada también en los extraordinarios triunfos que nuestros atletas en Río, quienes nos traen medallas a pesar de las enormes dificultades a las que ellos también se han enfrentado por el desprecio, la rapacidad y el abandono de los organismos gubernamentales que deberían de impulsar al deporte en nuestro país.

Algunos de nosotros estamos ya en fila para salir de esta experiencia de vida. Otros entre ustedes son aún jóvenes.

¿Cuándo vamos a admitir que “no la hicimos en la vida? ¿Cuando vamos a “tirar la toalla”?

¿Cuándo es hora de rendirnos si nuestros sueños los vemos hoy hechos trizas, si la realidad que hoy vivimos está muy lejos de las imágenes que tenemos bien instaladas en nuestra mente?

Aquí el testimonio de un hombre que se propuso nunca rendirse. Un hombre de 80 años de edad.

Los invito a decirse a sí mismos que sí pueden alcanzar su auto realización.

Tal vez no logremos cambiar a este país, pero podemos ser personas más felices y en proceso de reinventarnos cada día.

Que disfruten de un espléndido domingo.

 

Cristina Sada Salinas