Peña Nieto pone en peligro a la humanidad

Estimados amigos y amigas:

 

Como para indignación general todos sabemos, Enrique Peña Nieto, todavía presidente de México a pesar de sus innumerables actos de corrupción y pésima conducción de nuestro país, recibió en vísperas de su cuarto informe presidencial, a Donald Trump.

Busqué la opinión del lingüista, experto en geopolítica y principal disidente estadounidense, Noam Chomsky, uno de los intelectuales vivos más importantes del mundo desde su cátedra en el MIT. Encontré una entrevista aparecida el 17 de mayo pasado en el portal de Democracy Now (liga), en la que hace un análisis del movimiento hacia la derecha que se ha visto en los partidos republicano y demócrata en las últimas décadas. Chomsky termina diciendo que el Partido Republicano es, literalmente, la organización más peligrosa en la historia de la humanidad.

Me di a la tarea de traducir el fragmento de la entrevista que aquí comparto, porque es muy importante lo que en ella se expresa.

Nuestro inepto presidente y su equipo de asesores cometieron tal vez el error político más grande del sexenio —hasta el día de hoy—, que fue traer al peor y más peligroso de los enemigos de nuestro país, dándole honores presidenciales, nada menos que en Los Pinos, el epicentro del poder en México; sólo para que este racista personaje de inmediato volara para presentarse en Arizona ante las masas furiosas de estadounidenses blancos, dando voz, uno tras otro al micrófono, a familiares de víctimas de delitos cometidos presuntamente por inmigrantes mexicanos indocumentados, con lo que incendió de odio racial a su ya de por sí enardecido público.

El 17 de mayo Trump aún no había sido seleccionado como candidato a la presidencia por el Partido Republicano, lo cual no fue impedimento para que Chomsky nos anunciara la peligrosidad de ese partido y de sus integrantes. Ayer, sin embargo, Peña Nieto acaba de coronar su larga cadena de traiciones a la Patria y de aportar su grano de arena para exponer al mayor de los peligros a toda la humanidad.

No es exagerado decir que con su sumiso apoyo y su obvia debilidad ante este magnate bocón y monstruoso, Peña contribuyó a mejorar la imagen de un Trump a quien su desplante en Los Pinos bien podría ayudarle a subir en las encuestas, al haber confirmado ante sus votantes blancos empobrecidos y resentidos, su desprecio hacia México y los mexicanos.

Si Chosmky tiene razón, como suele tenerla en sus análisis, la humanidad corre el mayor peligro de su historia con el regreso del Partido Republicano a la Casa Blanca de la mano de Donald Trump; y yo afirmo que Enrique Peña Nieto acaba de darle un empujón significativo para que se convierta en el próximo presidente del país más poderoso del planeta.

 

Cristina Sada Salinas