MUERTE AL SALARIO MÍNIMO, BIENVENIDO SALARIO INTEGRAL Y DIGNO

Estimados amigos y amigas:

Por fin están dadas las condiciones para que los senadores de la República de todos los grupos parlamentarios demuestren que efectivamente no son ya parte de la mafia del poder, y asuman su enorme responsabilidad ante el pueblo mexicano. Es hora de que se establezca ya, de una vez por todas, el fin de la figura del salario mínimo, para pasar a un salario no sólo digno para los y las trabajadoras en todo el país, sino como dice en su intervención en este video nuestro amigo senador Napoleón Gómez Urrutia, un salario completo e integral.

Me congratulo por la presentación de la iniciativa del senador Miguel Ángel Mancera, con quien en muchas cosas no coincidimos, pero a quien hay que reconocerle que tiene ya varios años luchando para que la política salarial de México cambie para bien; pero me queda claro que más que un simple cambio de política de salarios mínimos, hay que ir más allá, como señala Gómez Urrutia en su atinada participación, de la cual transcribo estas palabras que apoyo por completo:

“Hay que cambiar totalmente la política de salarios y la política laboral de este país. No podemos mantener esta desigualdad al mismo tiempo que contratos de protección patronal que explotan a la mano de obra de una manera indiscriminada, absurda, injusta… Que esta propuesta se analice dentro de un contexto mucho más amplio y no dejar nada más a un salario; porque si nos vamos a ver y a medir los salarios mínimos y contemplamos la opinión empresarial, pues siempre van a querer ligarlos a incrementos en la productividad, y cuando estos se dan, los salarios ya están establecidos a un nivel mínimo de subsistencia, porque, ¿quién puede vivir con $88.00 pesos diarios, cuando los países avanzados tienen salarios mínimos de 15 dólares la hora, no cuatro y medio, el equivalente a los $88.00 pesos al día? Es totalmente injusto. Esto se tiene que modificar… Subir los salarios es una necesidad no sólo económica, es una necesidad social, es una necesidad urgente de la economía… El concepto suena bien, salario digno, pero no salario mínimo digno, es salarios completos, integrales; los mínimos no son más que una referencia para el resto de los salarios y ha sido el pretexto para ponerles topes y techos a los incrementos salariales que la economía en muchas ramas industriales pueden pagar”.

Por otra parte, es de destacar lo que Mancera señala y que coincide con extensos estudios que se han hecho, en el sentido de que es mentira que aumentar el salario mínimo cause inflación, así como también es mentira que en México no se pagan salarios mínimos; antes bien todo lo contrario, millones de trabajadoras y trabajadores apenas pueden subsistir y llevar un poco de pan a sus hijos porque en México el trabajo ha sido pagado a nivel de esclavitud.

Felicito a todos y cada uno de ustedes por haber optado por un cambio profundo en el gobierno y me congratulo de que el Senado se esté inaugurando con esta propuesta a la que los grupos parlamentarios se han sumado, para dar muerte al salario mínimo y establecer lo más pronto posible salarios completos, dignos e integrales.

Alto a la explotación de la mano de obra, de la que los únicos beneficiados han sido los empresarios y comerciantes más fuertes del país.

Bienvenida esta iniciativa y sigamos adelante empujando por un país de justicia social, donde su riqueza abundante se reparta menos inequitativamente, hasta que logremos acercarnos a un bienestar total para todos y cada uno de los niños, jóvenes, adultos y adultos mayores de nuestra bellísima patria.

 

Cristina Sada Salinas