ALGUNAS CLAVES DEL MENSAJE DE MUJICA A AMLO

Ayer el expresidente de Uruguay, el querido Pepe Mujica, envió un mensaje a Andrés Manuel López Obrador mediante uno de sus videos en la cadena alemana Deutsche Welle (video). Un video corto pero lleno de claves sobre la importancia de la transición que estamos viviendo en México.

El primer simbolismo que se nos viene a la mente es que sea precisamente Mujica, quien por su estilo de vida se ganó el calificativo de “el presidente más pobre del mundo”, el personaje que envíe un mensaje de aliento de esta índole a López Obrador en el contexto de la tormenta mediática que provocó su anuncio de un histórico programa para bajar salarios a altos funcionarios y recortar nóminas oficiales, ante el rechazo descarado de ministros y burócratas de alto nivel que ven amenazados sus lujos y privilegios. “Populismo” dicen quienes se acostumbraron a servirse y no a servir a México; austeridad republicana, decimos quienes apoyamos la idea de Andrés de que “no puede haber gobierno rico con pueblo pobre”, y quienes admiramos la sencillez y ejemplo de vida de Pepe Mujica.

El expresidente uruguayo inició sus palabras citando el dicho de Porfirio Díaz sobre la situación geopolítica de nuestro país: “Tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos”, para luego hacer una aseveración que para muchas personas podría ser hasta exagerada. Afirmó que México con el cambio de gobierno “Está en uno de los trances más peligrosos de su historia”.

¿Un país que como México ha soportado invasiones, revoluciones muy violentas y todo tipo de intervencionismos, está ahora en uno de sus momentos de mayor peligro? Es para ponerse a pensar.

Mujica expone sus motivos para tan importante afirmación: El paso de drogas por territorio nacional, la “frontera de pan” con Estados unidos, una “economía [que] está como soldada con el gigantesco vecino”, y “su creciente camino de corrupción”.

Todo lo anterior ya es parte de la realidad mexicana desde hace muchos años, por lo que no creo que sea solamente por eso que Pepe advierta que nuestra patria pase por “uno de los trances más peligrosos de su historia”, y me atrevo a interpretar que él ve el mayor peligro en las reacciones que podría tener el gobierno de Donald Trump a las posibles acciones de corte nacionalista que vaya a implementar el gobierno lopezobradorista, y me aventuro a añadir que sobre todo en materia de recuperar las riquezas de manos de extranjeros al cancelar o poner límites a la reforma energética, por poner un ejemplo relevante. Los países que se han atrevido ha recuperar por lo menos parte de su soberanía, han pagado caras consecuencias por las represalias de nuestro vecino del norte, como todos sabemos. ¿Eso es lo que nos está diciendo sin decirlo abiertamente Mujica?, creo que es muy probable.

Se pregunta Pepe: “¿Cuánta voluntad tendrá que tener [AMLO] y cuánta compañía en el gigantesco desafío que México tiene por delante, cuando su poderoso vecino determinante ha desatado entre otras cosas una guerra comercial tal vez hasta con el mundo, cuyas consecuencias hoy ni siquiera podemos entrever los resultados negativos que tendrá para la humanidad?”, y agrega: “En ese frente está México y tendrá que tener la habilidad, y seguramente que muchos no lo van a entender y muchos, incluso lo van a criticar”.

“Muchos no lo van a entender y muchos, incluso lo van a criticar”, nos dice el hombre que pasó de la lucha armada y sufrir 14 años de cárcel, a ser denostado y atacado como presidente de su país al grado de ponerle el apodo de “neoliberal de izquierda” (texto) por no impulsar los cambios estructurales que mucha gente de la izquierda en Latinoamérica esperaba, por haber permitido el fortalecimiento de las transnacionales en suelo uruguayo, incluso las de transgénicos, y por, en síntesis, no caminar hacia un modelo económico y político “revolucionario” y “anticapitalista”, conformándose con cambios que si bien son tan importantes en materia de derechos humanos y democracia que pusieron a Uruguay como “el país más avanzado en América Latina en términos de derechos civiles”, no retan directamente al dominio del gran capital ni a la política imperialista estadounidense, y por lo tanto, no despiertan su furia intervencionista.

Debemos saber leer en las palabras de Mujica un llamado no sólo a López Obrador, sino principalmente a todas y todos los mexicanos, quienes estamos obligados a entender y a ser inteligentes al ejercer nuestro derecho a la crítica, pues una cosa son los deseos de cambios radicales y rápidos y otra muy diferente son los procesos políticos, económicos y culturales necesarios para llegar a esos cambios. “Soy un prisionero de este mundo” dijo una vez Pepe para explicar que sus decisiones de gobierno obedecieron a la realidad geopólítica que nos tocó vivir como latinoamericanos, la misma que le tocará enfrentar al gobierno que asume en México el poder el primero de diciembre próximo.

Ese bien podría ser el sentido profundo del mensaje de José Mujica, que entendamos que Andrés Manuel López Obrador al igual que él y al igual que todos nosotros, es un “prisionero de este mundo” que deberá ser inteligente y tener la habilidad suficiente para, sin estridencias ni radicalismos, sacar lo mejor —o lo “menos peor”— de esa lejanía de Dios y cercanía con Estados Unidos. Ojalá sepamos responder a la pregunta que el célebre uruguayo nos plantea: “¿Cuánta voluntad tendrá que tener [AMLO] y cuánta compañía en el gigantesco desafío que México tiene por delante?”. Voluntad ha mostrado de sobra el virtual presidente electo, ahora falta que nosotros como ciudadanos cumplamos con acompañar los aciertos que tenga al enfrentar ese “gigantesco desafío”.

 

Tenemos la palabra.

 

No quiero dejar de mencionar que también debemos agradecer mucho el homenaje de Mujica a México por su larga tradición de ser país de asilo para exiliados y perseguidos de todo el mundo, sobre todo de los gobiernos dictatoriales que asolaron a muchos países latinoamericanos, Uruguay incluido.

Esperamos que esa política humanitaria de asilo prevalezca sobre las exigencias de Trump para que México endurezca sus medidas contra los transmigrantes centroamericanos, como él ha hecho contra nuestros compatriotas que viven en Estados Unidos.

Ayer nuestro amigo Jenaro Villamil hizo un análisis del mensaje de Mujica, destacando el llamado a defender esa política de asilo de México. Cierro con estas palabras de Jenaro al respecto:

“Es un llamado a la dignidad y a recordar que este pueblo, esta nación, nosotros… hemos sido una nación que abrazó a los latinoamericanos, que los protegió, que no los podemos abandonar nunca más, que no podemos otra vez pensar en el delirio salinista de sólo mirar hacia América del Norte o en la estupidez de Peña Nieto de ponerse de tapete frente a un mandatario [Donald Trump] que como ya vimos lo ignora y lo va a ignorar porque ya no le sirve y porque no le servía con esa debilidad política y sus escándalos de corrupción tan grande… no debemos de dejar de ver a América Latina”.

 

Gracias Pepe Mujica. Gracias Jenaro.

 

Cristina Sada Salinas