Reforma Energética de Peña Nieto: despojo y devastación

Ahora que hemos sido insultados con la aprobación en el Senado de las leyes secundarias en materia de telecomunicaciones, es difícil comprender el alcance de todas las contrarreformas que se impulsan desde la Presidencia de la República y los efectos negativos que éstas tendrán sobre nuestras libertades y la ya de por sí precaria calidad de vida de las mayorías.

Es por eso que agradecemos que un grupo de periodistas regiomontanos que escriben en el espacio de internet “Monitor Político” nos ofrezcan sus reflexiones concisas y certeras, para que podamos tener un poco de claridad en medio del mar de información y desinformación que la partidocracia ha generado, con la clara intención de que nadie en este país sea capaz de procesar tantos datos, y por lo tanto, nadie sea capaz de cuestionar a profundidad ninguna de las trapacerías del régimen.

Creo que se equivocan quienes así piensan, pues cada día somos más los ciudadanos que, ante la ausencia casi total de medios de comunicación críticos, usamos esta valiosa herramienta de las redes sociales para tratar de comprender las injusticias e imposiciones que los gobernantes nos quieren vender como “avances” y “progreso”.

En esta ocasión les comparto un comentario del periodista Raúl Rubio Cano acerca de un reporte de Greenpeace, que nos deja en claro que la reforma energética -la joya de la corona de todas las reformas peñanietistas-, será un mecanismo para que los intereses privados, casi todos extranjeros, acaben con nuestros recursos naturales sin importar la devastación que esto implica.

¿Esto es democracia? Yo lo llamo un tosco y absurdo circo.

No olvidemos (no debemos cansarnos de repetirlo) que Enrique Peña Nieto llegó al poder por medio del fraude y la compra de voluntades con dinero mal habido, y que quienes lo pusieron ahí no fueron los votos de los mexicanos, sino los intereses de las corporaciones transnacionales y las grandes fortunas nacionales, legales y cuestionadas.

Los dejo con las palabras de Rubio. Juntos, busquemos la verdad que el sistema político se empeña en oscurecer, pues la única manera de llegar a cambiar el sistema corrupto, es comprendiendo su funcionamiento y sus fines, y compartiendo este conocimiento.

Saludos,
Cristina Sada Salinas

TEXTO DE RAÚL A. RUBIO CANO:

La iniciativa de leyes secundarias en materia energética propuesta por el presidente Enrique Peña Nieto y que actualmente se discute en el Congreso de la Unión abrirá las puertas a la expropiación de terrenos y a la devastación de las Áreas Naturales Protegidas (ANP) en México, aseguró la organización internacional ambientalista Greenpeace.

“La Ley de Hidrocarburos, la Ley Minera, la Ley de Energía Geotérmica, la Ley de la Industria Eléctrica y la Ley de los Órganos Reguladores Coordinados en Materia Energética contienen disposiciones legales que eliminarían la protección que actualmente tienen Parques Nacionales como Cabo Pulmo, reservas de la biósfera como Isla Guadalupe, El Pinacate, Montes Azules y la Selva Lacandona, Zonas de Protección de Flora y Fauna como Holbox”, aseguró Miguel Ángel Soto, vocero de la campaña de Energía de Greenpeace. Nosotros agregaríamos Parque Nacional Cumbres de Monterrey o el caso de Sierra de Picachos. Agrega Greenpeace que un análisis elaborado por esa organización en su página web, indica que hay al menos 14 artículos que deben ser modificados.

El artículo 91 de la Ley de Hidrocarburos señala que “las actividades de Exploración y Extracción se consideran de interés social y orden público, por lo que tendrán preferencia sobre cualquier otra que implique el aprovechamiento de la superficie o del subsuelo de los terrenos afectos a aquéllas”, lo que vulnera la propiedad comunal, ejidal y privada, incluso sobre ANP, afirma la ONG. La propuesta oficial elimina toda la política de conservación en el país, tanto para las ANP federales, como para las estatales y las municipales. “Las empresas productivas del Estado, como las de la iniciativa privada, pueden acabar con la riqueza natural, paisajística y cultural de México”…“Con un plumazo se puede acabar con la lucha que por décadas han emprendido las comunidades, los científicos, académicos y diferentes organizaciones de la sociedad civil”, añadió Miguel Ángel Soto.

Así la brutalidad del régimen de Peña Nieto, no sólo encarcela a dirigentes populares que lucha por la defensa de sus pueblos como el caso del líder histórico del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositores a la Presa La Parota (CECOP), Marco Antonio Suástegui Muñoz o, el caso del doctor José Manuel Mireles, de tierra caliente Michoacán, sino también, esa brutalidad del actual régimen va sin piedad alguna contra la Madre Tierra o lo poco que aún queda de ella como Área Natural Protegida (ANP); por ejemplo, el Fracking acabará con la tierra y con el agua y generará severos temblores como los que ya vamos padeciendo ¡Órale!

raurubio@gmail.com