Mireles. Una entrevista clave para entender su detención

“¿Quiere saber quién me manda?
Mi madre muerta por el secuestro de mi hermana…
mis primos asesinados…los muertos de mi pueblo,
360 familias muertas…esos son los que me mandan”.
Dr. José Manuel Mireles

Los días pasan y al silencio de los medios de comunicación “preponderantes” con respecto al caso del Dr. Mireles, se suma la saturación de temas de vital importancia para el país: las reformas energética y de telecomunicaciones que sólo traerán más desigualdad y desgracia para los mexicanos; la violencia que no se detiene, con fusilamientos en el Estado de México y el horrible descubrimiento de que en 2011 el crimen organizado exterminó a 300 personas en Allende, Coahuila; y en los últimos días, el lamentable caso de “Mamá Rosa”, villana favorita de la prensa a quien destacados políticos, intelectuales y periodistas defienden; sólo por citar algunos de los asuntos que abruman nuestra percepción de la realidad nacional.

Así es que, conforme los días pasan, el gobierno federal le apuesta como siempre al olvido, pues confía en que el pueblo de México es desmemoriado y que la injusticia cometida contra Mireles, una más, será pronto cosa del pasado, y con ello, la indignación y las protestas se apagarán por sí solas.

A la apuesta oficial al olvido, los ciudadanos tenemos que oponer la de una memoria informada y atenta, que no se pierda en el laberinto informativo, pues aún sabiendo que siempre habrá unas problemáticas “más importantes” que otras, la lucha por lo que consideramos justo debe seguir, como en el caso Mireles, que para muchos mexicanos y mexicanas se ha vuelto un símbolo de la injusticia y el autoritarismo de un gobierno que está ausente y sordo cuando se le exige seguridad, salud o bienestar, pero que aparece pronto y fuerte cuando reprime a quienes lo enfrentan y lo ponen en evidencia.

Es por eso que ahora pongo a consideración de quienes se toman la molestia de leer mis comentarios en Facebook, una entrevista que la periodista Sabina Berman realizó al Dr. Mireles y fue transmitida el 31 de mayo de 2014 por TV Azteca, en la que el fundador de las autodefensas de Michoacán habla con toda la verdad, contundente y sin cálculos políticos. En redes sociales se ha hecho viral un fragmento de cuatro minutos de esta charla, a la que los cibernautas han calificado como la entrevista que le costó la libertad a Mireles. Ustedes evalúen.

Creo, sin embargo, que es importante que no nos quedemos sólo con esos cuatro minutos -que ciertamente son los más importantes-, y nos tomemos el tiempo de ver el video completo (alrededor de 27 minutos, en dos partes: Video primera parte. Video segunda parte. Con la charla completa, quienes no la hayan visto tendrán una idea más clara del pensamiento de Mireles, las razones de su enfrentamiento con el gobierno de Enrique Peña Nieto, y el contexto en el que aconteció la entrevista, en días previos a su detención.

Un aspecto al que debemos poner atención es la forma en la que el doctor se expresa, coherente, lógica, pausada, clara, ya que en los primeros días después de su arresto, el “Comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán”, Alfredo Castillo, afirmó (con intención de difamar según la interpretación del reconocido abogado Javier Livas) que Mireles y sus compañeros detenidos, para salvarse de la acusación de posesión de drogas -hecho que no se ha podido demostrar-, “tuvieron el derecho de poder declararse en determinado momento adictos” (Ver más). De esa forma poco ética, Castillo trató de desprestigiar al líder de las autodefensas, al tiempo que lo desacreditaba en cuanto a su salud y capacidad mentales. Me pregunto, y pregunto a quien pueda leer estas palabras: ¿Es el discurso de Mireles en esta entrevista, o en cualquiera de las muchas que hay en Internet, el discurso de un adicto, de alguien que no está en sus cabales?

Son muchos los puntos que toca este luchador social en la entrevista, pero destaca el que haya anunciado que ya 16 estados de la República contaban con autodefensas, y que aunque ese fenómeno no se trata de una insurrección contra el gobierno, sí advertía que “…si no nos quieren ayudar a pacificar el país, solos lo vamos a hacer”, con lo cual podríamos entender que él, las autodefensas, las policías comunitarias, y muchos grupos de civiles hartos, están decididos a llenar el vacío de autoridad que dejan tanto los gobiernos estatales como el federal, por incapacidad o complicidad.

A ningún gobierno le gusta que en cadena nacional un ciudadano exhiba su ineficiencia, pero menos aún, que se acuse directamente a los funcionarios de más alto nivel de ser más que cómplices, parte del crimen organizado. Eso es precisamente lo que hace Mireles en esta entrevista al acusar al comisionado Castillo de coludirse con los “Caballeros Templarios”, y como Castillo dice tener la “representación plenipotenciaria” de Enrique Peña Nieto en Michoacán, Mireles afirma que es prácticamente imposible que el inquilino de Los Pinos no esté al tanto de las acciones de su enviado.

Sabina Berman le pregunta: “¿Usted sostiene entonces que el presidente está al tanto de lo que está haciendo el comisionado y que esto no está funcionando? Está diciendo usted algo muy grave, que están aliados con el crimen organizado, que son el crimen organizado”, a lo que Mireles contesta, con un simple: “Así es”.

Hacia la parte final, la periodista cuestiona: “¿Quién lo manda a usted?”. Comparto aquí la respuesta completa, por su significación humana: “¿Quiere saber quién me manda? Mi madre muerta por el secuestro de mi hermana la menor, mis primos asesinados y descuartizados porque no quisieron pagar las cuotas que les pedían los Templarios. Esos son los que me mandan, los muertos de mi pueblo, 360 familias muertas de Tepacaltepec, desde el papá, la mamá, los hijos, esos son los que me mandan…encima de mí nada más está mi pueblo, y los pueblos de todos los que nos levantamos en armas, ellos son los únicos que me mandan”.

Por último, no podemos dejar de considerar un hecho de suma importancia que los medios de comunicación dominantes pasan por alto. El secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong y el comisionado Castillo han insistido mucho en que la detención de Mireles se debe a que no cumplió con el pacto que establecieron las autodefensas con el gobierno federal, en el sentido de que aquellas dejarían de portar armas. Lo que no dicen ambos funcionarios peñanietistas es que el desarme estaba condicionado a que regresara la seguridad a Michoacán y a que los líderes de los Templarios fueran capturados. Los pactos siempre tienen, por lo menos, dos firmantes, ¿por qué sólo uno de ellos va a poder ser acusado de incumplimiento? ¿Dónde está “La Tuta”? ¿Dónde está la seguridad de las familias michoacanas y de todo México? ¿Quién no ha cumplido?

Cristina Sada Salinas.

PD: Les comparto de nuevo que en Monterrey se ha iniciado una campaña de reparto de calcomanías con la leyenda #LiberenaMireles El Pueblo Manda, que se pueden apreciar en un video que compartí en mi publicación anterior y que puede verse aquí: Liga

Quienes estén interesados en obtener estas calcomanías, pueden escribir a: nuevoleonconmireles@gmail.com