Familia, leyes y diversidad

Hace ya varios días la opinión pública fue sorprendida por por el Senado con la inesperada creación de la “Comisión Ordinaria de la Familia y el Desarrollo Humano”. La sorpresa radicó en que el presidente de esa comisión, el panista José María Martínez, de su propia inspiración, dio un discurso en el que perfiló a esa comisión como un mecanismo para “armonizar” jurídicamente “el sentir o los sentires de todos los mexicanos” respecto al concepto de familia, en el cual, según el senador, no caben las familias homoparentales, ni aquellas que no entren en el esquema de “papá, mamá, hijos, primos, tíos, abuelos, etc.”, mismas que para este legislador, son simples “modas” o “tendencias”. Él simplemente excluye a una importante cantidad de familias mexicanas. El panista ratificó -bajo presión- esta postura en una polémica entrevista que le realizó el periodista Carlos Puig: Video. El discurso completo puede ser visto aquí: Liga

Se ha escrito mucho sobre esta comisión, pues según muchos defensores de los derechos humanos y especialistas en temas legislativos su misma existencia va en contra de la misión del Senado, que es la de ser la máxima representación de TODOS los mexicanos, no sólo los que coincidan ideológica y religiosamente con él, o los legisladores en turno. Incluso un grupo de importantes académicas mexicanas han creado en días pasados un frente que buscará contrarrestar la ola de conservadurismo y ataques a los derechos humanos que se vive en México, tendencia de la que esta comisión “de la familia” es sólo un ejemplo entre muchos, como la creación de grupos neonazis por parte de militantes panistas y priistas. Nota completa.

Nos preguntamos: ¿Cómo es posible que se pretendan crear leyes que impulsen un sólo modelo de familia en el siglo XXI?, precisamente en México, país donde, -por citar un ejemplo dado por el Dr. Mireles-, cientos de niñas michoacanas menores de catorce años quedan embarazadas por violaciones perpetradas por miembros del crimen organizado.

El tema de la familia debe de ser estudiado y atendido desde varias perspectivas y puntos de vista, tanto legales, como morales y religiosos, pero para deberá prevalecer aquél que privilegia la naturaleza laica del Estado, como bien nos dice el brillante sacerdote católico Raúl Lugo en su página Iglesia y Sociedad, en este texto que ahora les comparto, y que aporta importantes elementos de reflexión.

Hagamos que por encima de nuestras diferencias ideológicas y religiosas, prevalezca la ley, la igualdad y, ¿por qué no?, el amor y respeto al prójimo, que debe partir de la comprensión y la empatía, no de la exclusión.

Cristina Sada Salinas.

TEXTO DE RAÚL LUGO: Liga