Defendiendo a las autodefensas: MIRELES, PRESO POLÍTICO

La “fiebre” del Mundial de Futbol de Brasil perdió fuerza en nuestro país después de la eliminación de la Selección Mexicana, y más tras la asombrosa goleada que Alemania le propinó el día de hoy al equipo anfitrión, lo que debe darnos la oportunidad de volver nuestros ojos a la cruda realidad de nuestro México, y uno de los temas que a pesar de la distracción del Mundial han despertado la indignación de millones de mexicanos, es la detención del doctor José Manuel Mireles.

Considero que para todo el país consciente esta injusticia es inaceptable, pues si permitimos que el gobierno de Enrique Peña Nieto condene a este líder social por sus acciones contra la delincuencia, ¿qué podemos esperar?, ¿que toda persona que rete al corrupto sistema sea encarcelada y de esa manera se acalle su voz? Ya lo dijo el Padre Alejando Solalinde: ¿quién sigue?

Es alentador que cada día más personas valientes y decididas se suman a la lucha por la liberación del Dr. Mireles, y que desde Nuevo León el destacado abogado Javier Livas forme parte del equipo de asesores legales que estudian el caso desde diversos ángulos, siendo uno de ellos, la exigencia de que se considere a Mireles como un preso político, pues su detención, a decir del mismo comisionado Alfredo Castillo, fue motivada porque el líder de las autodefensas se atrevió a “desafiar al Estado”, como lo desafiamos todos los días quienes criticamos, cuestionamos, o actuamos desde las organizaciones de la sociedad civil, o a título personal desde el periodismo, la academia, o aún desde las redes sociales, a las que ahora tratan de acallar con leyes perversas en materia de telecomunicaciones. De esta forma, Mireles es, a todas luces, un preso político.

Les comparto aquí el video de una entrevista que el “conductor” de noticias de Televisa, Ciro Gómez Leyva, le hizo hace poco a Livas, en la que éste denuncia que Mireles está en una situación de incomunicación en el penal de Hermosillo, lo que dificulta en la práctica su defensa legal y por lo tanto, viola sus derechos humanos, además de que es objeto de difamación por parte del delegado Castillo, quien se ha referido a Mireles como a una persona que debe ser tratada como un adicto, en un claro afán por minar su prestigio y honorabilidad.

Javier Livas aclara que el injusto encarcelamiento de Mireles no debe hacernos olvidar que hay “miles de huérfanos y viudas en Michoacán”, para luego agregar: “yo estoy del lado, como el doctor Mireles, de los que están preocupándose por ver cómo se les da de comer”. Esas vidas y esos huérfanos que no aparecen en el guión televisivo del linchamiento moral y cívico del médico michoacano que decidió hacer algo más que seguir viendo como quedaban embarazadas las niñas menores de catorce años, por las múltiples violaciones de los narcotraficantes que tenían a su pueblo y su estado desolado y violentado.

El gobierno de Peña Nieto, su delegado en Michoacán, el secretario de gobernación, y todo el aparato de gobierno en pleno sólo buscan acallar las voces disidentes y, hasta que demuestren lo contrario, dejar impunes a aquellos criminales contra los que se levantó Mireles y sus autodefensas, olvidando que las familias michoacanas siguen en el abandono y a merced de esos delincuentes a los que nadie ha tocado.

Sigamos al tanto de este doloroso tema y no olvidemos que de un gobierno ilegítimo no pueden surgir medidas, leyes (o su aplicación) que sean legítimas.

Quien acostumbra quebrantar la ley desde el poder, jamás nos traerá justicia.

“EN DEFENSA DE LOS AUTODEFENSAS”, VIDEO