El grupo político de Marín, vigente y en posiciones estratégicas (Artículo de Proceso)

Por Gabriela Hernández

Revista Proceso 2310

7 de febrero de 2021

La detención del exgobernador Mario Marín Torres es un caso de justicia tardía, pero ello no pone fin al marinismo que sembró durante su gestión como gobernador (2005-2011). Todo indica que sus quimeras transexenales rindieron fruto. Hoy, muchos de sus viejos colaboradores están listos para los próximos comicios. Algunos son morenistas y barbosistas; otros incluso buscan el apoyo de partidos como el PAN, PRD, Redes Sociales Progresistas, Encuentro Solidario y Fuerza por México.

 

PUEBLA, PUE.– Antes de que estallara el caso Lydia Cacho el entonces gobernador Mario Marín Torres tenía el proyecto de lograr que su grupo ganara los siguientes tres gobiernos de Puebla.

En su proyecto transexenal, Marín Torres contemplaba que los próximos gobernadores poblanos serían Javier López Zavala y Alejandro Armenta Mier, dos de sus cercanos colaboradores, quienes le abrirían paso a su hijo Mario Marín García, quien encumbraría su maximato.

Con esas miras, el priista se dedicó a crear y consolidar un grupo político, que incluyó el padrinazgo de cuadros jóvenes, muchos de ellos amigos de su hijo, para que lo acompañaran en sus proyectos.

Esos sueños de convertirse en el “Benito Juárez poblano” y crear su estirpe política quedaron sepultados el 14 de febrero de 2006, cuando el periódico La Jornada publicó el audio de la conversación telefónica que sostuvo el entonces gobernador Marín con el empresario textilero Kamel Nacif Borge.

En la grabación, una de las más reproducidas en la historia política del país, se escucha a Marín ufanarse: “Ayer le acabé de darle un pinche coscorrón a esta vieja cabrona”. Cada frase deja al descubierto la participación de su gobierno en una conjura para reprender a la periodista Lydia Cacho, autora del libro Los demonios del Edén.

Con la promesa de enviarle dos “bellísimas” botellas de coñac, Kamel Nacif agradece a Marín haber detenido a la periodista –el 16 de diciembre de 2005– tras la demanda que presentó en su contra por haberlo señalado en su libro como cómplice de Jean Succar Kuri en una red de pornografía y explotación sexual de niñas de entre cuatro y 13 años.

Desde entonces, Marín Torres, quien apenas tenía un año en el poder, se quedó con el mote de Góber Precioso y fue catalogado de “impresentable”.

No obstante, aunque el priista ya no volvió a ocupar cargos públicos, muchos de los políticos que apadrinó o que formaron parte de su gobierno están ahora en posiciones estratégicas no sólo en su partido, el PRI, sino en el gobierno estatal, así como en Morena y en las fuerzas políticas aliadas de éste: Encuentro Solidario, Redes Sociales Progresistas, Nueva Alianza y Fuerza por México.

Mario Marín fue detenido el miércoles 3 en la casa de su hermana Alicia, en la Colonia Cumbres de Figueroa, en Acapulco, y se encuentra en la cárcel de Cancún, en espera de que se defina su situación jurídica, acusado por el delito de tortura contra la periodista.

Sin embargo, en los comicios estatales y federales de este año, marinistas de cuño y exfuncionarios de su gobierno serán candidatos, dirigentes partidistas y decidirán en espacios de poder.

La carrera política de Marín tuvo dos padrinazgos. La primera oportunidad se la otorgó Guillermo Pacheco Pulido, quien siendo presidente municipal (1987-1990) lo nombró su secretario particular.

Cuando Marín fue gobernador (2005-2011), Pacheco Pulido fue presidente del Tribunal Superior de Justicia de Puebla; no fue ajeno a la orden de aprehensión que se emitió en su momento contra Lydia Cacho.

Pese a esto, en enero de 2019 el Congreso estatal, formado mayoritariamente por Morena, designó a Pacheco Pulido gobernador interino tras la muerte de la gobernadora Martha Érika Alonso Hidalgo, al caerse el helicóptero en el que viajaba con su esposo, el senador Rafael Moreno Valle.

El gobierno interino fue acusado de abrir paso al triunfo electoral del actual gobernador Miguel Barbosa Huerta en los comicios extraordinarios de 2019.

Los hijos del exmandatario interino, Javier y Guillermo Pacheco Pensado, financiaron la campaña de Barbosa. El primero es uno de los propietarios del periódico La Crónica de Puebla, que empezó a circular en los primeros meses de la administración de Barbosa.

Otro de los impulsores de la carrera política de Marín, Manuel Bartlett Díaz, actual director de la Comisión Federal de Electricidad, nombró a Marín Torres primero subsecretario y luego secretario de Gobernación durante su sexenio (1993-1999). Posteriormente Marín fue dirigente estatal del PRI y luego alcalde de la ciudad de Puebla (1999-2002).

Los otros marinistas

Ricardo Velázquez Cruz, consejero jurídico durante el marinismo, se encargó de la defensa legal del Góber Precioso cuando la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) lo enjuició por violaciones graves a los derechos humanos de Lydia Cacho. Hoy, Velázquez Cruz ocupa la misma consejería en el gobierno de Barbosa. De hecho, es considerado uno de los funcionarios más poderosos pues designa a los titulares jurídicos de todas las dependencias estatales.

Aunque el ahora funcionario barbosista ha tratado de deslindarse públicamente de Marín, la prensa poblana consigna declaraciones que hizo tras la exoneración que decretó la SCJN a favor del exmandatario en 2008.

“Yo siempre aduje que el nador era inocente, realmente no fue mucho batallar para que se comprobara su inocencia. Él siempre ha sido inocente”, dijo Velázquez Cruz al ser cuestionado sobre su papel como defensor de Marín. También en la campaña de Barbosa por la gubernatura de 2019 operaron marinistas como Javier López Zavala, quien fue el candidato priista derrotado en los comicios de 2010 por Rafael Moreno Valle y Juan Carlos Lastiri, quien ocupó la Secretaría de Desarrollo Social en el gobierno de Marín Torres. La actual diputada federal Nayeli Salvatori Bojail, quien hizo campaña de la mano de Barbosa en 2018, estaba casada hasta hace poco con el hijo de Mario Montero Serrano, quien fue secretario de Gobernación en el sexenio marinista.

El actual senador por Morena, Alejandro Armenta Mier, ocupó la dirección estatal del DIF y la Secretaría de Desarrollo Social en el gobierno de Marín. El también presidente de la Comisión de Hacienda y Crédito Público en el Senado acaba de destaparse como aspirante de Morena a la alcaldía de Puebla en los comicios de este año y aceptó que buscará la gubernatura en 2024.

La otra senadora poblana, Nancy de la Sierra, quien fue postulada por el PT en la Coalición Juntos Haremos Historia, también hizo su carrera política en el marinismo. El Góber Precioso incluso fue testigo en su boda con el actual diputado local José Juan Espinosa.

En los partidos políticos de reciente creación, marinistas “de cuño” se han colocado como dirigentes estatales: Francisco Ramos Montaño, quien es uno de los amigos más cercanos de Mario Marín Jr., al grado de que fue padrino de velación en la boda de éste con la austriaca Nadja Ludne, es ahora el dirigente estatal del Partido Encuentro Solidario (PES).

En 2013, Marín Torres apadrinó la boda de Ramos Montaño con Mariana Moguel Robles, hija de Rosario Robles Berlanga. El matrimonio apenas duró unos meses. El ahora dirigente del PES en Puebla fue director del Instituto Estatal de la Juventud y diputado federal en el sexenio priista.

El partido Fuerza por México es dirigido en Puebla por Rafael Moreno Valle Buitrón, quien ocupó la dirección general del Fideicomiso de la Reserva Territorial Atlixcayotl-Quetzalcóatl en el gobierno de Marín Torres.

Valle Buitrón es hijastro de la actual secretaria de Economía en el gobierno barbosista, Olivia Salomón y Ramón Fernández Solana, quien fue secretario particular de Marín, es el dirigente estatal del partido Redes Progresistas, de Elba Esther Gordillo. En tanto que Arturo Hernández Davy, director del DIF con Marín, es el encargado de movilización territorial de Nueva Alianza (Panal), que en Puebla aún tiene registro.

Lázaro Jiménez Aquino, uno de los cuadros formados en el marinismo, periodo en el que fue subsecretario de Transporte, preside el Instituto de Formación Política Jesús Reyes Heroles del PRI y es cercano al dirigente nacional Alejandro Moreno.

La esposa de Jiménez Aquino, Xitlalic Ceja, de la misma camada marinista, contenderá como candidata a diputada por la coalición “Va por México” PAN, PRI y PRD en el Distrito 6 de Puebla capital.

La periodista denunció que se mantenían impunes las violaciones graves a los derechos humanos que sufrió en 2005 al ser trasladada por carretera de Quintana Roo a Puebla, trayecto que duró 20 horas y durante el cual policías la sometieron a torturas psicológicas, tocamientos y amenazas de violación y muerte.

El 10 de enero de 2019 el gobierno federal ofreció una disculpa pública a la activista. Luego, el 11 de abril, Elena Suárez Préstamo, titular del Primer Tribunal Unitario de Cancún, ordenó la aprehensión de Marín Torres, Kamel Nacif y Hugo Adolfo Karam Beltrán, exdirector de la Policía Judicial de Puebla, entre otros, por el delito de tortura.

De 17 exfuncionarios, empresarios y policías que denunció Lydia Cacho, seis ya han sido detenidos, incluido el político poblano.

El 10 de julio de 2020 el gobierno federal inició un proceso de extradición del empresario Kamel Nacif, quien huyó a Líbano. Entre los que siguen prófugos está el exdirector de la policía, Karam Beltrán.

Además, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) informó en marzo del año pasado que pidió al sistema bancario congelar las cuentas de Marín Torres, de Nacif y Karam.

Meses después, la UIF pidió lo mismo para los hijos del exgobernador. Sin embargo, tanto éstos como Nacif se ampararon para liberar el dinero.

Y antes que Marín Torres fuera detenido, el reportero de Proceso Arturo Rodríguez reveló que el poblano es uno de los 23 mexicanos a quienes decomisaron 48 mil millones de pesos del Banco Privado de Andorra.

 

Foto: Benjamín Flores

Fragmento del artículo en línea: leer